¿Necesitas ayuda? 653 703 077

No dudes en ponerte en contacto con nosotros

¿Qué es la pintura natural?


La pintura natural es toda aquella que no proviene de empresas petroquímicas y no contiene disolventes orgánicos volátiles tóxicos. Su composición se basa en aceites vegetales, resinas naturales, caseína, cal, así como silicatos cuando son para exteriores. Además, los pigmentos que utilizan las pinturas naturales no contienen metales pesados, siendo sus componentes siempre de origen mineral o vegetal.

Su composición 100% natural las convierten en pinturas totalmente respetuosas tanto con el medioambiente, por su proceso de fabricación y su carácter reciclable, como con las personas por estar libres de compuestos volátiles. La pintura natural destaca por ser transpirable, lavable y por tener propiedades termoaislantes entre otras.

Somos especialistas en pintura natural en Donostia y ponemos a tu servicio nuestra experiencia y conocimiento para conseguir los mejores resultados. Décadas trabajando con pintura natural nos ha permitido conocer en profundidad cada tipo de pintura y sus ventajas para cada tipo de proyecto.

Tipos de pintura natural


Podemos distinguir tres grandes tipos de pintura natural, según su uso, propiedades y composición.

Pinturas a la cal

Las pinturas a la cal están compuestas a base de elementos naturales, por lo tanto son pinturas 100% naturales que no necesitan de compuestos químicos para su uso. Además de lograr absorber CO2, las pinturas a la cal son transpirables. Esto permite que las paredes donde se aplican puedan respirar, evitando en problemas de humedades. Las pinturas en base cal, gracias a su alcalinidad, tienen efecto desinfectante y antibacteriano evitando que se adhieran las bacterias y microorganismos a las paredes. Son pinturas que no huelen, son completamente naturales, sin disolventes, ni aditivos.

Además de tener una gran resistencia de cara a una meteorología adversa, las pinturas a la cal tienen una buena conductividad térmica, consiguiendo reducir los contrastes de zonas frías y calientes y evitando la generación de hongos y bacterias en su superficie. Su condición lavable permite limpiar las superficies con facilidad sin deteriorar la propia pintura.

Pinturas a la arcilla

Las pinturas a la arcilla son una alternativa 100% natural a las pinturas convencionales. Concretamente su uso está indicado para interiores por sus propiedades inodoras, antiestáticas y con una alta difusión al vapor de agua. Estas características convierten la pintura a la arcilla en la solución perfecta para tener un mayor control de la humedad relativa en el aire, así como una buena opción para personas con asma u otros problemas respiratorios.

Su composición a base de arcilla, polvo de mármol y otros aditivos naturales no tóxicos la convierten en una pintura ecológica 100% natural.

Pinturas al silicato

Este tipo de pintura de origen mineral emplea como aglutinante el silicato potásico. Gracias a la silicificación, la pintura al silicato basa su fuerza en la unión mineral insoluble con el soporte mineral. Ello le confiere unas propiedades perfectas para su uso en exteriores, por su gran resistencia a la luz, climas fríos y húmedos y más inclemencias meteorológicas.

Además de la resistencia que le otorga la silicificación, es transpirable, permitiendo la circulación de la humedad, sin absorber el agua. Su gran capacidad para cubrir las superficies le hace ser una pintura perfecta para su uso en fachadas.

Pinturas fotocatalíticas

La fotocatálisis se produce mediante un proceso de oxidación activado por la energía solar. Es una manera natural de descontaminación de la propia naturaleza al igual que la fotosíntesis, gracias a la luz solar, es capaz de eliminar CO2 para generar materia orgánica, la fotocatálisis elimina otros contaminantes habituales en la atmósfera, como son los NOx, SOx, COVs, CO, etc.